Para Juan Antonio Madrid, director del Laboratorio de Cronobiología de la Universidad de Murcia (UMU), no dormir bien puede estar detrás de muchos pequeños problemas del día a día. Por ejemplo, no tener un sueño profundo a veces se manifiesta en contracturas y dolores corporales. Otras veces lo que ocurre es que uno tiene pérdidas de memoria. A veces también te vuelves más sensible a las infecciones. Incluso un empeoramiento de la diabetes puede venir por dormir poco. Porque la forma que tiene tu cuerpo de metabolizar la glucosa depende de la calidad del sueño. Todo esto viene porque vivimos en una sociedad extremadamente competitiva, en la que entre semana dormimos poco e intentamos recuperar el sueño perdido los fines de semana.

Lea la entrevista completa en: La opinión de Murcia