Qué es la APNEA

Un problema grave para nuestra salud

En muchas ocasiones, el flujo de aire a nivel de la faringe se ve dificultado. Los músculos encargados de mantener permeable la vía respiratoria se relajan. Como consecuencia de ello, la vibración de los tejidos blandos, produce el ronquido y la obstrucción parcial o total de la vía aérea (fig. 2). El descenso del nivel de oxígeno en sangre genera una alerta cerebral, dando lugar a numerosos despertares o interrupciones del sueño durante la noche.

El sueño es una necesidad biológica que permite restablecer las funciones físicas y psicológicas fundamentales. A medida que aumenta la supresión de sueño, se produce un claro deterioro en el funcionamiento diurno.

La apnea es un trastorno grave del sueño. Se define como la detención completa, ausencia o reducción mayor al 90% del flujo de aire a través de nariz y boca que dura al menos 10 segundos.

La privación crónica del sueño o el sueño de baja calidad produce cambios fisiológicos a varios niveles: sobre el control metabólico, sobre la consolidación de la memoria, la regulación de las emociones y sobre la activación del sistema inmune.

Fig. 1. Via respiratoria abierta
Fig. 2. Via respiratoria cerrada

A nivel general, la deficiencia de oxígeno produce una serie de síntomas como cansancio generalizado, problemas de atención, hipersomnolencia, etc., aumentando también el riesgo de sufrir enfermedades tales como hipertensión, diabetes tipo II, aumento del riesgo de ataque al corazón, reflujo gástrico, depresión, etc. Al sufrir hipersomnolencia y alteraciones en el estado de ánimo se ve afectada la vida personal, social y laboral de la persona con riesgo de sufrir accidentes laborales o de tráfico al aumentar la posibilidad de quedarse dormido.

El tratamiento de la apnea se puede abordar de varias formas: mejorar el estilo de vida (perder peso, reducir el consumo de alcohol y sedantes, dormir en una determinada posición), cirugía de la vía aérea superior (uvulopalatofaringoplastia, traqueotomía, resecciones linguales, cirugía maxilofacial ortognática), tratamiento médico como CPAP (Continuous Positive Airway Pressure), tratamiento farmacológico y dispositivos orales.

La privación crónica de sueño o sueño de baja calidad produce cambios fisiológicos a varios niveles, sobre el control metabólico, sobre la consolidación de la memoria, regulación de las emociones y sobre la activación del sistema inmune.

  • Ronquido, sequedad de boca
  • Hipersomnolencia, sueño poco reparador
  • Cansancio excesivo durante el día
  • Dolor de cabeza, embotamiento, torpeza
  • Ansiedad, depresión
  • Falta de concentración y atención
  • Reflujo gástrico
  • Irritabilidad
  • Deterioro de la memoria
  • Dolores musculares
  • Fibromialgia
  • Impotencia / Pérdida de la lívido sexual
  • Aumento de peso, hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia
  • Diabetes
  • Ataque cardíaco, alto riesgo coronario
EN ES